FANDOM


 
Línea 14: Línea 14:
 
|siguiente = [[Episodio II: El Samurai llamado Jack]]}}
 
|siguiente = [[Episodio II: El Samurai llamado Jack]]}}
   
'''Episodio I: El Comienzo''' ('''Episode I: The Beginning''' en su versión original) es el primer episodio de la [[Primera Temporada]] de [[Samurai Jack]]. Este episodio trata sobre [[Aku]], que devasta la tierra de un niño y lo obliga a viajar por todo el mundo para entrenar como un samurai.
+
'''Episodio I: El Comienzo''' ('''Episode I: The Beginning''' en Estados Unidos) es el primer episodio de la [[Primera Temporada]] de [[Samurai Jack]]. Este episodio trata sobre [[Aku]], que devasta la tierra de un niño y lo obliga a viajar por todo el mundo para entrenar como un samurai.
   
 
== Sinopsis ==
 
== Sinopsis ==

Última revisión del 16:10 29 jul 2020

En construcción - imagen ¡EN CONSTRUCCIÓN!
Este artículo está en construcción por Tomiduncan. Por favor, no lo edites hasta que acabe.



Episodio I: El Comienzo (Episode I: The Beginning en Estados Unidos) es el primer episodio de la Primera Temporada de Samurai Jack. Este episodio trata sobre Aku, que devasta la tierra de un niño y lo obliga a viajar por todo el mundo para entrenar como un samurai.

Sinopsis Editar

El maligno Aku ataca al emperador; Jack es enviado por su madre para ser entrenado para luchar contra Aku.

Trama Editar

El episodio comienza con un eclipse solar. El eclipse tiene un efecto extraño en lo que parece ser un árbol muerto deformado en medio de un páramo. El árbol brota del suelo y se convierte en una figura alta y oscura con cejas llameantes. La figura dice: Una vez más, soy libre de golpear al mundo como lo hice en días pasados.

No muy lejos de allí, un emperador de una patria japonesa le cuenta a su hijo sobre una guerra que libró contra un demonio malvado y cambiante llamado Aku. Él continúa explicando que Aku surgió del Pozo del Odio para devastar la tierra cuando El Emperador aún era joven. Por su cuenta, estaba indefenso contra los poderes del mago. Sin embargo, recordó una historia que había escuchado de su bisabuelo sobre tres monjes dotados de poderes místicos.

El emperador cabalgó hasta el pico más alto de la ladera de la montaña donde los monjes acordaron forjar una espada mágica para él. Armado con la espada, luchó contra Aku y lo derrotó, implantándolo en el mismo páramo que creó en la forma del mismo árbol negro de antes. Desde entonces, la gente ha reconstruido la tierra con la esperanza de que Aku nunca regrese. El Emperador termina su historia con una advertencia a su hijo para que siempre esté alerta, porque el mal podría estar acechando justo detrás de él.

Impresionado por la historia, el joven Príncipe comienza a jugar con una espada de madera, cuando de repente una gran sombra cae sobre la tierra. La alarma suena cuando Aku se abre paso a través del muro del palacio. El ejército intenta luchar contra él usando flechas, jabalinas y catapultas, pero fue en vano ya que Aku absorbe sus armas y las dispara a los hombres. Aku muestra aún más su poder abrumador al volar la tierra con sus ojos láser, incendiando todo. El emperador trata de buscar su espada, pero Aku lo captura.

Mientras se lo llevan, el Emperador le grita a la madre del Príncipe: ¡Madre, Aku ha regresado! ¡Haz lo que hemos planeado, nuestro futuro depende de ello! La Emperatriz agarra al joven Príncipe y la espada, llevándolos lejos del palacio en llamas en barco mientras Aku se ríe victoriosamente por la destrucción del imperio de su antiguo asesino. La Emperatriz le entrega al Príncipe al capitán de un barco que lleva el emblema de su padre, mientras la espada se queda con ella.

El príncipe pasa su infancia y adolescencia en varias culturas. El capitán del barco le enseña sobre astrología. Entrena en equitación en el campamento de un jeque árabe. Aprende peleas con el jefe de una tribu africana. En Egipto estudia jeroglíficos. En Grecia aprende el arte de la lucha libre. Aprende puntería de un bandido europeo conocido como Robin Hood. El conocimiento de la marinería se inculca durante su tiempo en un barco vikingo. Un boyardo ruso le enseña a lanzar hachas. Los guerreros mongoles le enseñan a lanzar lanzas. Luego llega al templo de Shaolin para estudiar Kung fu.

Habiendo terminado su gira por el viejo mundo, el Príncipe, ahora adulto, se dirige a un punto de encuentro designado donde se reúne con su madre. La madre y el niño se abrazan después de su larga separación, y ella le devuelve su derecho de nacimiento: la espada de su padre y un gi blanco. El Príncipe entrena con la espada antes de estar listo para regresar a casa y liberar a su gente.

Mientras tanto, la gente de su tierra está esclavizada. El campo está plagado de semejanzas de Aku, y el Emperador, como todos sus súbditos, ha sido puesto a trabajar en las minas, aunque los secuaces malvados de Aku lo están atormentando mucho más que nadie. Antes de que el Emperador esté a punto de ser castigado, el Príncipe llega y lucha contra los secuaces de Aku. Él fácilmente los derrota y libera a su padre de sus grilletes.

El Emperador le dice a su hijo que Aku quiere usar las riquezas que se encuentran en las minas para fortalecer sus poderes y dominar el mundo entero. El Príncipe promete que vencerá a Aku por el poder de su espada, pero su padre lo reprende, diciendo que la espada no es más que una herramienta, y que el verdadero poder reside en las manos que la manejan. Advierte a su hijo que el mal es inteligente y que el engaño es su arma más poderosa. El Príncipe se pone a caballo, prometiendo a su padre que no le fallará. Pero el Emperador está preocupado, porque sabe que el mal siempre encuentra un camino.

El Príncipe llega a la torre de Aku y lo llama. Aku se levanta de su guarida y se encuentra con el Príncipe. El Príncipe se revela al hijo de la tierra y desafía a Aku a reclamarlo. Aku se jacta de que ninguna arma mortal puede dañarlo, pero el Príncipe lo corta con la espada. Aku luego recuerda la espada y reconoce la herencia del Príncipe por el olor de su sangre. Aku dice que ni la espada ni el Emperador tenían el poder de matarlo para siempre, y tampoco el Príncipe. Con esas palabras, Aku decide luchar contra el Príncipe y cambia de forma a un gran gorila. Aku ataca al Príncipe con golpes de garra furiosos y golpes poderosos, logrando dañar la espalda del Príncipe. Pero muy pronto, el Príncipe logra cortar a Aku, obligándolo a cambiar de forma a un escorpión. El Príncipe afirma que Aku nunca podrá vencer la justicia, sin importar la forma que tome. Aku continúa atacando con sus pinzas y aguijones, pero el Príncipe lo corta una vez más y es enviado a la oscuridad de su guarida. Aku entonces emerge en forma de pulpo. Intenta atacar con sus tentáculos, pero el Príncipe cortó sus tentáculos uno por uno, y finalmente lo llevó a un terreno más alto. Aku luego cambia de forma a la forma de una cabra y ataca al Príncipe, que esquiva y corta a Aku por la mitad, obligándolo a cambiar de forma a un pájaro.

El Príncipe luego se prepara para terminar con Aku y lanza su espada al aire, perforando a Aku y atrapándolo dentro de la espada. Luego, el Príncipe fuerza a Aku a su piso con su poder disminuido. Aku se ve reducido a una sombra que yace derrotado ante el Príncipe y declara: "Puede que me hayas vencido ahora, pero te destruiré en el futuro". El Príncipe exclama que no hay futuro para Aku, pero no está de acuerdo. Con un chillido sónico, Aku rompe un portal en el tiempo a través del cual el Príncipe es arrojado al futuro lejano, donde Aku es el gobernante supremo del planeta durante milenios y su mal es la ley. Aku promete que se encontrarán de nuevo, pero la próxima vez destruirá al Príncipe de una vez por todas.

Créditos Editar

Escrito por Editar

  • Paul Rudish
  • Genndy Tartakovsky

Dirigido por Editar

  • Genndy Tartakovsky

Guión Gráfico por Editar

  • Paul Rudish
  • Genndy Tartakovsky
  • Chris Reccardi

Voces Editar

  • Phil LaMarr como Samurai Jack / Guardia
  • Makoto Iwamatsu como Aku
  • Sab Shimono como El Emperador
  • Jennifer Hale como Niña

Casting por Editar

  • Collette Sunderman

Errores Editar

Cuando Jack salva a su padre, corta las esposas de su padre después de matar a los guardias, pero a su padre no se le había mostrado esposado antes.

Trivialidades Editar

  • La voz del Príncipe sonó más grave que los episodios posteriores que siguen, lo que agrega el acento asiático.
  • El tono de Aku también ha cambiado, de serio y oscuro a tener algún tipo de humor en episodios posteriores.
  • La serie comenzó con Aku como un árbol muerto deformado en medio de un páramo y terminó en el Episodio CI con Jack en un hermoso bosque, mostrando las personalidades opuestas de ambos personajes.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.